Orientación universitaria Hábitos de vida saludable

Cerrar explora esta secciónHamburguesa explora esta secciónMENUA

Dormir bien es importante para…

null

Dormir bien es importante para…

  • La consolidación de lo aprendido durante el día.
  • El funcionamiento adecuado de las funciones cognitivas necesarias para la atención y la concentración, la memoria, la resolución de problemas o el control de las emociones.
  • Que nuestro cuerpo esté preparado para responder de manera adecuada ante situaciones de estrés.
  • Tener un sistema inmunológico fuerte y una adecuada salud física.

Beneficios de dormir bien

nullIcono para el play del video

Beneficios de dormir bien

Seguro que, si algún día has dormido mal, habrás notado que tienes menos energía, te cuesta más concentrarte, te sientes más irritable e incluso te frustras con mayor facilidad. Este malestar puede perpetuarse si no mantienes un hábito de sueño adecuado

Consejos para dormir mejor

1. ESTABLECE UN HORARIO REGULAR

Intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días. Así, respetas tu reloj interno.

2 .APAGA LOS APARATOS DIGITALES

Al menos una hora antes de ir a dormir, apaga todos los aparatos (móvil, ordenador, tablet,...) ¿por qué? porque estos aparatos obligan al cerebro a pensar que debes seguir despierto.

3. ASOCIA LA CAMA CON LAS ACTIVIDADES DE DESCANSO

No lleves trabajo ni tampoco estudies cuando estés en la cama.

4. TOMA ALGO CALIENTE

Hay personas a las que les gusta tomar una ducha caliente. Otras toman una bebida caliente (que no tenga ni cafeína ni chocolate).

5. ESCRIBE

Hay personas a las que les gusta escribir los sucesos del día en un cuaderno. Está demostrado que mejora el sistema inmunológico y facilita la resolución de conflictos cotidianos.

6. EVITA

2-3 horas antes de ir a la cama, no tomes bebidas energéticas, ni alcohol. Tampoco fumes ni tomes comidas pesadas.

7. COMPRUEBA

Que la cama sea cómoda, la temperatura de la habitación sea fresca y agradable, que no haya humedad y que haya una luz tenue o luz muy suave.

8. SIESTAS, ¿SI o NO?

 Si te cuesta conciliar el sueño o te despiertas por la noche, evita las siestas.

9. CREA TU PROPIA RUTINA PARA DORMIR

falta de sueño y el fracaso escolar

nullIcono para el play del video

falta de sueño y el fracaso escolar

 Aunque sabemos que no dormir lo suficiente perjudica a nuestra memoria y concentración… en época de exámenes sacrificamos horas de sueño pensando que así podremos estudiar más

Gestión de las emociones

El Bienestar es un concepto amplio, que tiene que ver con sentirnos bien, tranquilos y con capacidad para hacer frente al día a día.

Para lograr el bienestar emocional es necesario encontrar un equilibrio entre nuestros pensamientos, emociones y acciones. Sin embargo, a lo largo de nuestra vida nos podemos encontrar con multitud de situaciones que hacen que nuestros pensamientos y sentimientos fluctúen, haciendo que afloren una gran variedad de emociones. Reprimirlas, negarlas o tratar de huir de ellas no nos ayudará, pero tampoco podemos entrar en bucle y dejar que nuestras emociones nos dominen.

Es importante darnos cada día un tiempo en el que podamos dejar fluir nuestras emociones sin juzgarlas, para después poder gestionarlas y elaborarlas de manera adecuada. Esto nos dará una mayor estabilidad emocional que nos aportará serenidad y nos permitirá continuar con nuestra actividad diaria.

¿Cómo puedo gestionar de forma efectiva mis emociones?

1

Reconocer e identificar las emociones que estamos sintiendo

El primer paso es saber si estamos identificando correctamente nuestras emociones. En ocasiones nos cuesta identificar lo que nos ocurre y saber expresarlo correctamente. Poner nombre a lo que sientes y comprender tus emociones, te ayudará a conocerte mejor y a saber los motivos por los que te sientes de una determinada manera. Si somos capaces de saber por qué nos sentimos así, habremos dado un gran paso para regular y gestionar nuestras emociones, tanto si son positivas como negativas.

2

Permítete sentir todas las emociones, sin juzgarlas y sin juzgarte

Cuando haya algo que te toque intenta tomar conciencia y conectar con esa emoción. Céntrate en ti y en lo que estás sintiendo. No pasa nada por sentir preocupación, miedo, soledad, ansiedad, nostalgia, enfado, aburrimiento... En este ejercicio te darás cuenta de que también surgen emociones positivas como optimismo, solidaridad, gratitud, altruismo, compasión… Atrévete a explorar todas las emociones que te afloren.

3

Exprésalas

Cuando afloren esas emociones acéptalas como algo que forma parte de ti, sin reprimirlas ni esconderlas. Si te surgen en un momento poco adecuado, puedes contenerlas (no reprimirlas) y esperar a ese momento del día en el que podrás reflexionar sobre ella y expresarla. Puedes señalar la parte en el cuerpo en el que se manifiesta y dotarla de un color e intensidad concreto. Saber percibir y expresar correctamente nuestras emociones es fundamental para lograr el bienestar emocional. No reprimas ninguna emoción, si lo haces no podrás avanzar.

4

Escribe cómo te sientes

Puedes iniciar un diario en el que anotes tus pensamientos y estados de ánimo. El diario emocional o diario de emociones es una herramienta muy útil para desarrollar la conciencia emocional y el autoconocimiento y en él puedes escribir tanto las emociones positivas como las negativas. Además, este diario puede ayudarte a clarificar tus sentimientos y a relativizar la situación.

5

Comparte con tus amigos y familiares sobre cómo te sientes

Tanto si se trata de sentimientos negativos como positivos, compartirlos con los demás siempre es beneficioso. Al compartir emociones positivas, además de revivir esa sensación positiva, haces a otras personas partícipes de tus emociones. Al compartir las emociones negativas te estás enfrentando a ellas y aumentan las posibilidades de regularlas. Compartir y hablar con otras personas de nuestras emociones nos ayudará a desahogamos, pero también nos permitirá exponernos a otros puntos de vista sobre la situación que nos causa la emoción y ayudarnos a ver nuestras dificultades desde la perspectiva de otra persona.

6

Realiza algún ejercicio de relajación o meditación

La relajación te ayudará despejar la mente y eliminar la tensión acumulada, te sentirás más positivo y seguro. La meditación te ayuda a tener una mayor consciencia de ti mismo, mejora tu concentración y el estado anímico y facilita y mejora la calidad del sueño. Existen multitud métodos en técnicas de relajación y meditación, pero es importante que seas constante. Puedes empezar por practicarlo 15 minutos al día, poco a poco lo irás incorporando a tus hábitos y notarás sus resultados.

en videos

Importancia de la gratitud

La gratitud es un estado emocional positivo que se experimenta cuando recibes algo de forma desinteresada. No tiene por qué ser algo tangible, también puede ser intangible y sencillo, como por ejemplo sentirse afortunado por poder dar un paseo por la mañana o apreciar una puesta de sol desde nuestra ventana.

La gratitud se basa, por un lado, en el hecho de reconocer que los demás han hecho algo por nosotros, pero también en saber apreciar las pequeñas cosas que forman parte de nuestra vida, cosas o situaciones que la mayoría de las veces las damos por sentadas y que no somos plenamente conscientes de su importancia hasta que nos faltan.

Beneficios de expresar nuestra gratitud

Expresar nuestra gratitud nos aporta una serie de beneficios como, por ejemplo:

  • Pensar con gratitud nos ayuda a descubrir los aspectos positivos de la vida.
  • Ser agradecido reduce las emociones negativas.
  • Expresar la gratitud refuerza nuestra autoestima.
  • La gratitud nos ayuda a afrontar mejor la ansiedad y el estrés.
  • La gratitud puede ayudar a fortalecer las relaciones personales con otras personas.

Cómo ser más agradecido

nullIcono para el play del video

Cómo ser más agradecido

En general, no le solemos dar importancia al acto de agradecer y tendemos a centrar nuestra atención en aquellas cosas de las que carecemos, olvidándonos del valor que tiene todo lo que nos rodea.
Para que la gratitud sea posible es necesario que se den tres condiciones:

  • Tenemos que dar importancia o valor a lo que tenemos o hemos recibido.
  • Se debe percibir aquello que hemos recibido como un regalo, es decir, algo gratuito y desinteresado.
  • Es necesario que reconozcamos a quienes lo han hecho posible. Ese reconocimiento también puede ser hacia nosotros mismos por cómo somos, por nuestro esfuerzo y por las cosas que hemos conseguido con ello.

Formas en las que podemos practicar la gratitud

Elige un momento tranquilo del día para poder reflexionar, preferentemente antes de ir a dormir. Piensa en tres o cuatro cosas positivas que te hayan ocurrido durante el día y por las que estés agradecido en ese momento y anótalas en tu diario, de esa forma podrás finalizar el día con una emoción positiva de agradecimiento. Puedes pensar en las personas que te quieren o en las cosas que haces bien para ti o para los demás. No se trata de pensar solo en grandes acontecimientos, pueden ser también cosas sencillas como un mensaje en tu móvil de alguien cercano que te ha hecho sonreír o por recibir un abrazo de alguien querido. Si no tienes tiempo para hacerlo todos los días puedes hacerlo dos o tres veces por semana.

Piensa en una persona a la que tienes que agradecer algo y díselo abiertamente. Es mejor si puedes hacerlo cara a cara, pero si no es posible, hazlo por teléfono. Seguro que tienes a muchas personas a tu alrededor a las que agradecer cosas, empezando por tus padres, hermanos, amigos…

Desconecta y sal a la calle para dar un paseo. Pero no será un paseo normal, será un paseo de gratitud. Tendrás que estar muy pendiente de los olores, de los sonidos, de las sensaciones positivas que te lleguen durante el paseo. Puedes agradecer cosas tan sencillas como poder tener ese tiempo para ti, el poder salir a la calle, encontrarte con algún conocido, el calor del sol ...

Si no tienes mucho tiempo para escribir un diario de gratitud, otra opción es aprovechar esos tiempos muertos en el transporte público de vuelta a casa para pensar en tres cosas gratas que te hayan pasado. Lo importante es que encuentres un momento tranquilo contigo mismo e iniciar un diálogo interno en el que puedas reconocer todo lo bueno que tienes en la vida. Puede ser una conversación agradable con un compañero de clase, un beso de tu pareja, el poder disfrutar de un momento de relax después de las clases… Es importante que anotes los detalles que has recordado, ya sea en la agenda o en alguna aplicación del móvil como un bloc de notas.

Escribe una carta a una persona importante para ti por algo que hizo en el pasado, por algo que está haciendo ahora o, simplemente, por el hecho de tenerla en tu vida. Tómate tu tiempo para redactarla, expresando con detalle lo que ha hecho por ti y cómo ha repercutido en tu vida. El mero hecho de escribir la carta tendrá efectos muy positivos para ti, pero si, además entregas esa carta personalmente a la persona que te ha ayudado o se la lees, sin que esa persona se lo espere, observarás la reacción positiva del receptor, recibirás también su agradecimiento y se creará un vínculo especial entre vosotros.

Consiste en guardar en un bote de cristal los objetos que te traigan recuerdos de buenos momentos que hayas vivido durante todo un año, anotando el año en el que ha sido. Pueden ser las entradas de un concierto especial, una piedra o concha de una playa en la que has pasado unas vacaciones inolvidables, la servilleta de papel de un restaurante en el que has cenado… El objetivo es ir llenando el bote y que a final del año revivas esos momentos, recordarlos y agradeciendo haberlos vivido y sentido.
Cada persona debe encontrar la forma más idónea de expresar gratitud, o de demostrar su agradecimiento a alguien. Busca la que sea más efectiva para ti. Con voluntad y disciplina, estos sencillos ejercicios te ayudarán a aumentar tu gratitud.