Web gune honek bere cookiak eta bitartekoenak erabiltzen ditu zure nabigazioa optimizatzeko, zure lehentasunetara egokitzeko eta jarduera analitikoak egiteko. Nabigatzen jarraitu ez gero, gure Cookien Politika onartzen duzu.

Onartu
2018ko irailak 19Campus Bilbao

El rector José María Guibert, en la apertura del curso 2018-19: “Las universidades debemos estar en las fronteras del conocimiento, pero también en las trincheras de los conflictos y las necesidades sociales”

La Universidad de Deusto inauguró el 19 de septiembre el nuevo curso 2018-2019. Durante su intervención, el rector José María Guibert habló de la importancia de valorar a las universidades, no solo por los datos y resultados de la investigación cualitativa, sino por la aportación e impacto que éstas tienen para el desarrollo de la sociedad.

En su discurso, José María Guibert ha reflexionado sobre las distintas dimensiones de la misión universitaria y sobre lo que determina que una universidad sea buena o cumpla bien su misión. El rector ha señalado que en los últimos quince años se han multiplicado y perfeccionado los indicadores, rankings y acreditaciones y que la principal área de evaluación han sido los resultados de investigación indexada. Con esto se mide el conjunto del aporte que hace una universidad a la sociedad. Pero una cosa es la parte y otra el todo. La parte es una de las misiones de la universidad (generar un tipo de conocimiento). El todo es esa misión más otras, sobre todo el interés por los estudiantes y su formación como personas y como ciudadanos, y el liderazgo social, es decir el aporte que se realiza a la sociedad, como un agente más que interacciona con gobiernos, empresas y otras organizaciones.

La investigación y la búsqueda de la verdad es un bien social, y las sociedades cada vez dependen más de los logros de la ciencia y de la tecnología. Lo problemático, a juicio del rector, es no tener las herramientas y el lenguaje adecuado para medir el servicio que realiza una universidad en su contexto y quedarnos con la parte, en vez de con el todo.

El rector ha explicado que hay un movimiento en Europa y en el mundo para medir (y financiar) de otra forma la actividad científica; ya que las métricas de la llamada excelencia científica no atienden a veces a lo que demanda la sociedad: investigación transdisciplinar e intersectorial, colaborativa y con impacto. Al respecto, José María Guibert cree que estamos en una encrucijada interesante en la que nos jugamos el futuro. “El futuro es buscar sentido a las universidades más allá de las publicaciones científicas”, ha declarado.

Asegura que la conclusión es sencilla. La universidad está llamada no solo a hacer avanzar el conocimiento, sino a mover economías e incluso crear naciones”, ha puntualizado. Y ha añadido: “Debemos estar en las fronteras del conocimiento, pero también en las trincheras de los conflictos y las necesidades sociales”.