Web gune honek bere cookiak eta bitartekoenak erabiltzen ditu zure nabigazioa optimizatzeko, zure lehentasunetara egokitzeko eta jarduera analitikoak egiteko. Nabigatzen jarraitu ez gero, gure Cookien Politika onartzen duzu.

Onartu

I Jornada sobre Psicología y Cáncer Infantil

Presentación


En las últimas décadas la supervivencia del cáncer infantil ha aumentado considerablemente. En los años 60-70 aproximadamente el 60-80% de los niños diagnosticados de cáncer fallecían y además solía ser tras un corto periodo de enfermedad. Sin embargo, actualmente el éxito médico-terapéutico es inverso y 8 de cada 10 niños se cura. Ello hace que los aspectos psicológicos y de calidad de vida hoy en día tengan un relevante papel en constante crecimiento, que se hace notable en los hospitales donde se tratan médicamente a estos pacientes como en las consultas de psicología donde posteriormente se recibe a los llamados supervivientes o familiares en duelo.

Actualmente la psico-oncología, y más específicamente la pediátrica, es una de las ramas principales de la práctica oncológica. Aunque tiene sus raíces tan sólo en cuatro décadas atrás, durante este corto periodo de tiempo ha generado una importante influencia en la práctica clínica y en la investigación.

El crecimiento de la psico-oncología pediátrica como disciplina integrante y necesaria para el tratamiento del cáncer infantil es una muestra de la complejidad de esta enfermedad, pero también del reconocimiento del carácter integral de la práctica médica, y de la visión del paciente como un ser cuyas necesidades van más allá de la mera eliminación de una patología física.

El rol de la psico-oncología en la atención integral de los pacientes con cáncer resulta claramente sustentado en base a la sólida trayectoria de investigación científica y atención clínica, que en breve tiempo ha producido grandes progresos en el conocimiento de los aspectos emocionales y psicosociales que rodean a la experiencia del cáncer.

Aún con el considerable conocimiento producido hasta hoy, el afrontamiento y la adaptación a la experiencia del cáncer en los niños y adolescentes sigue siendo un elemento clave para la investigación y la formación dirigida a mejorar las intervenciones clínicas del cuidado psicosocial. A nivel nacional, son muy pocos los recursos institucionales destinados a esta práctica pediátrica, lo cual genera un notable desconocimiento de los mismos y una formación en este área es prácticamente inexistente.

Por lo tanto, un acercamiento a este ámbito así como la profundización en el conocimiento de la psico-oncología pediátrica en todas sus vertientes, será el eje central de estas jornadas. La necesidad de una formación en esta disciplina se hace muy necesaria por la creciente necesidad de apoyo psicológico en este ámbito, la complejidad formativa que ello requiere, y la actual carencia de esta oferta en las enseñanzas universitarias. De este modo se pretende dar voz y guía a esta ayuda destinada a que los menores y sus familias puedan superar y transitar esta experiencia con las menores secuelas psicológicas posibles.

Presentación


En las últimas décadas la supervivencia del cáncer infantil ha aumentado considerablemente. En los años 60-70 aproximadamente el 60-80% de los niños diagnosticados de cáncer fallecían y además solía ser tras un corto periodo de enfermedad. Sin embargo, actualmente el éxito médico-terapéutico es inverso y 8 de cada 10 niños se cura. Ello hace que los aspectos psicológicos y de calidad de vida hoy en día tengan un relevante papel en constante crecimiento, que se hace notable en los hospitales donde se tratan médicamente a estos pacientes como en las consultas de psicología donde posteriormente se recibe a los llamados supervivientes o familiares en duelo.

Actualmente la psico-oncología, y más específicamente la pediátrica, es una de las ramas principales de la práctica oncológica. Aunque tiene sus raíces tan sólo en cuatro décadas atrás, durante este corto periodo de tiempo ha generado una importante influencia en la práctica clínica y en la investigación.

El crecimiento de la psico-oncología pediátrica como disciplina integrante y necesaria para el tratamiento del cáncer infantil es una muestra de la complejidad de esta enfermedad, pero también del reconocimiento del carácter integral de la práctica médica, y de la visión del paciente como un ser cuyas necesidades van más allá de la mera eliminación de una patología física.

El rol de la psico-oncología en la atención integral de los pacientes con cáncer resulta claramente sustentado en base a la sólida trayectoria de investigación científica y atención clínica, que en breve tiempo ha producido grandes progresos en el conocimiento de los aspectos emocionales y psicosociales que rodean a la experiencia del cáncer.

Aún con el considerable conocimiento producido hasta hoy, el afrontamiento y la adaptación a la experiencia del cáncer en los niños y adolescentes sigue siendo un elemento clave para la investigación y la formación dirigida a mejorar las intervenciones clínicas del cuidado psicosocial. A nivel nacional, son muy pocos los recursos institucionales destinados a esta práctica pediátrica, lo cual genera un notable desconocimiento de los mismos y una formación en este área es prácticamente inexistente.

Por lo tanto, un acercamiento a este ámbito así como la profundización en el conocimiento de la psico-oncología pediátrica en todas sus vertientes, será el eje central de estas jornadas. La necesidad de una formación en esta disciplina se hace muy necesaria por la creciente necesidad de apoyo psicológico en este ámbito, la complejidad formativa que ello requiere, y la actual carencia de esta oferta en las enseñanzas universitarias. De este modo se pretende dar voz y guía a esta ayuda destinada a que los menores y sus familias puedan superar y transitar esta experiencia con las menores secuelas psicológicas posibles.