Web gune honek bere cookiak eta bitartekoenak erabiltzen ditu zure nabigazioa optimizatzeko, zure lehentasunetara egokitzeko eta jarduera analitikoak egiteko. Nabigatzen jarraitu ez gero, gure Cookien Politika onartzen duzu.

Onartu
2021eko urtarrilak 13Bilboko Campusa

Juan Ignacio Gomeza, miembro del Consejo de Gobierno de Deusto, recibe la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort

Juan Ignacio Gomeza Villa, notario de Bilbao, antiguo alumno de la Facultad de Derecho y miembro del Consejo de Gobierno de esta Universidad de Deusto, ha recibido la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort. Una prestigiosa condecoración, concedido por el Ministerio de Justicia, a toda una vida dedicada con rigor al servicio del Derecho, de la fe pública y en suma, al servicio de la sociedad.

Para Juan Ignacio Gomeza, este gran honor es también una concesión y un reconocimiento a la misma Universidad de Deusto y, en especial, según sus palabras: "al Padre Acebedo que me animó y ayudó en el inicio de la preparación de la Oposición a notarias en el último año de la carrera, al Padre Arza de quien mantengo un recuerdo inolvidable, del Padre Chalbaud, del Padre Vergara que nos acompañó con su cojera, de los demás profesores jesuitas y laicos, y de los compañeros que conocí". 

El 13 de enero de 2021 durante el tradicional acto de conmemoración del Patrón de los juristas, San Raimundo de Peñafort que se celebra el 7 de enero, la Facultad de Derecho dedicó unas palabras de agradecimiento y homenaje a este ilustre antiguo alumno y contó con su presencia en el acto.

San Raimundo de Peñafort, hombre que dedicó toda su vida durante el siglo XII a la Filosofía, a la Moral y sobre todo al Derecho cuyas Decretales de Derecho canónico y eclesiástico, fue la gran obra que dejó a la posteridad. Quizás esa obra no fuera hoy muy popular, pero lo que sigue siendo admirable es dedicar toda la vida (el murió con casi 100 años, a punto de cumplirlos) al Derecho, al sentido de la justicia de la vida y de las normas.

Precisamente en recuerdo a esa vocación, se creó en su día el reconocimiento de la Orden de San Raimundo de Peñafort, que premia el mérito a la Justicia y recompensa hechos distinguidos o servicios relevantes bajo la advocación de este santo jurista.